Recuerdos de un corpiño (tempus fugit, EB)

Poemas en verso y/o en prosa de cualquier estructura y/o combinación.
Moderadores: Rafel Calle y J. J. M. Ferreiro.

Moderador: Webmaster

Recuerdos de un corpiño (tempus fugit, EB)

por Rafel Calle » Dom, 27 Abr 2014 9:24

Pensé que no era tarde, el sol aún reía, calle abajo se acercaba la memoria de un corpiño de vastedad interna y donosura exterior, ahora vestido de dramático esperpento. A pesar de todo, pensé que no era tarde, sus ojos aún brillaban, no era el brillo singular de sus años ilesos, pero, entre tanta desidia, quizá en el último rincón del alma, aún resistían las virtudes que focalizan el primor de la gente con gracia y la sumisión de los deseos. ¡Qué extraña visión! Parecía obscenamente deshabitada como el latir de un camposanto; era una eclosión inversamente opuesta al donaire primaveral o a lo melífico del verano; más bien, la magnitud invernal de un otoño absoluta y cruelmente desalmado. Casi precediéndola, llegaba un enorme tufo impregnado en la fiereza de su concupiscencia espirituosa. Dentro de su escasa figura, saltimbanquis embestidos por un toro de lidia, fiestas deshilachadas entre un capote grotesco y manchado de mejunjes polifórmicos, todo era decadente o quizá tétrico como un osario ahíto en su desesperanza. Al llegar junto a mí, me miró como miran los peces colgados del sedal; no era ella, o sí, pero disfrazada de un presente de escama y de un futuro salitrado. De sus ojos, el alcohol; de su nariz, alcaloides de una laguna tan temeraria como fraudulenta; de sus labios, la reina de los remiendos sin patria. De sus manos, el temblor de una bipolaridad desamparada. Un saludo, dos cigarrillos y tres piropos ingenuos e inapropiados, eso fue todo antes de despedirnos. Yo me fui calle arriba, fatigosa pendiente, como un rito en pos de los arrepentimientos solidarios. Ella se fue calle abajo, entre la hambruna de las adicciones míticas y la ingratitud de un corpiño muy intoxicado. Calle abajo y los recuerdos convertidos en guiñapos. Ay de las muchachas locas. Ay de las costumbres indomables en su aspecto anquilosado. Ay de los organismos que no pueden depurar el narcótico del miedo. Y sin embargo, como pensé nada más verla, tal vez aún no sea tarde; ¿por qué no podría acicalarse? ¿Por qué debería ser tarde para ella? Quizá le asista el derecho de volver a vivir en el corpiño que antaño le cupiera.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 20778
Registrado: Dom, 18 Nov 2007 18:27
Ubicación: Palma de Mallorca

Re: Recuerdos de un corpiño (tempos fugit, EB)

por Víctor F. Mallada » Dom, 27 Abr 2014 10:25

Muy bonito este relato poético, Rafel. Le quitas todas las pausas versales, pero está lleno de recursos literarios y de ritmo. Si el H2O es agua, un bella historia contada con ritmo es pura poesía.

Me ha gustado un montón.


Víctor
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 3595
Registrado: Dom, 26 Dic 2010 9:39
Ubicación: madrid

por Arturo Rodríguez Milliet » Dom, 27 Abr 2014 10:41

Almanaques humanos, marcados por sus vicios y miserias... el tiempo medido en los estragos que causa en otros, mientras las pendientes nos van resultando cada vez más fatigosas.

Hermoso giro poético, Rafel. Un fuerte abrazo.
Última edición por Arturo Rodríguez Milliet el Dom, 27 Abr 2014 13:47, editado 1 vez en total
Te presento a mi padre, el que está a su lado es mi hijo.
Si los sumas y divides entre dos, obtendrás su promedio...
ese soy yo. Mucho gusto!
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 1747
Registrado: Jue, 05 Dic 2013 13:21
Ubicación: Caracas. Venezuela

por Manuel Alonso » Dom, 27 Abr 2014 11:15

El poema te mira, mira a uno, como el pez colgado del sedal, dices amigo, es hermoso, me ha gustado mucho tu relato poético, un abrazo muy fuerte.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 6362
Registrado: Jue, 09 Ene 2014 2:09
Ubicación: León, España

Re: Recuerdos de un corpiño (tempus fugit, EB)

por Luis M. » Dom, 27 Abr 2014 12:32

Rafel Calle escribió:De sus ojos, el alcohol; de su nariz, alcaloides de una laguna tan temeraria como fraudulenta; de sus labios, la reina de los remiendos sin patria. De sus manos, el temblor de una bipolaridad desamparada. Un saludo, dos cigarrillos y tres piropos ingenuos e inapropiados, eso fue todo antes de despedirnos. Yo me fui calle arriba, fatigosa pendiente, como un rito en pos de los arrepentimientos solidarios. Ella se fue calle abajo, entre la hambruna de las adicciones míticas y la ingratitud de un corpiño muy intoxicado.



Todo la prosa es excelente y muy hermosa, Rafel, y esta parte que copio particularmente me pareció enormemente lograda, intensa y brillante.

Un placer de lectura, compañero. Un fuerte abrazo.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 6159
Registrado: Dom, 11 Nov 2012 20:48
Ubicación: España

re: Recuerdos de un corpiño (tempus fugit, EB)

por Pilar Morte » Dom, 27 Abr 2014 13:13

Rafel, me has emocionado con este poético relato. Tiene el encanto triste de un pasado que la
vida hizo irremediable desamparo. Tu escritura es culta y profunda, con el atractivo del que mira
la vida y la ve en toda su hondura. Maravilloso.
Puedes deducir que me encantó, seguro que vuelvo.
Beso grande
Pilar
 
Mensajes: 26092
Registrado: Mié, 09 Abr 2008 10:21

por Hallie Hernández Alfaro » Dom, 27 Abr 2014 13:42

Lleno de fuerza emocional y belleza poética, Rafel. El encuentro con sus erres de recuerdo, con su flamante agonía que hace posteridad.

Todas las enhorabuenas, ya nos tocará aplaudirte (en persona) en algún recital de los locos de la luna.

Abrazo fuerte, querido amigo.
.
.
.
 
Mensajes: 17389
Registrado: Mié, 16 Ene 2008 23:20

por Rafel Calle » Lun, 28 Abr 2014 6:09

Muchas gracias, amigo Víctor, te agradezco el comentario y me alegra que te haya gustado este poema narrativo que he optado por dejarlo en prosa versicular.
Un cordial abrazo.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 20778
Registrado: Dom, 18 Nov 2007 18:27
Ubicación: Palma de Mallorca

re: Recuerdos de un corpiño (tempus fugit, EB)

por José Manuel F. Febles » Lun, 28 Abr 2014 6:26

Un magnífico poema en prosa vesicular que demuestra la mano de un arquitecto poeta. Un recorrido relatado con la elegancia de la palabra en su lugar preciso. Felicitaciones, querido amigo y compañero.
Desde México, recibe un fuerte abrazo.

José Manuel F. Febles
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 6002
Registrado: Dom, 09 Dic 2007 15:45
Ubicación: Sta. Cruz de Tenerife

Re: Recuerdos de un corpiño (tempus fugit, EB)

por J. J. Martínez Ferreiro » Lun, 28 Abr 2014 8:08

Rafel Calle escribió:Pensé que no era tarde, el sol aún reía, calle abajo se acercaba la memoria de un corpiño de vastedad interna y donosura exterior, ahora vestido de dramático esperpento. A pesar de todo, pensé que no era tarde, sus ojos aún brillaban, no era el brillo singular de sus años ilesos, pero, entre tanta desidia, como en el último rincón del alma, aún resistía la virtud de focalizar el primor de una muchacha y la sumisión de los deseos. ¡Qué extraña visión! Parecía obscenamente deshabitada como el latir de un camposanto; era una eclosión inversamente opuesta al donaire primaveral o a lo melífico del verano; más bien, la magnitud invernal de un otoño absoluta y cruelmente desalmado. Casi precediéndola, llegaba un enorme tufo impregnado en la fiereza de su concupiscencia espirituosa. Dentro de su escasa figura, saltimbanquis embestidos por un toro de lidia, fiestas deshilachadas entre un capote grotesco y manchado de mejunjes polifórmicos, todo era decadente o quizá tétrico como un osario ahíto en su desesperanza. Al llegar junto a mí, me miró como miran los peces colgados del sedal; no era ella, o sí, pero disfrazada de un presente de escama y de un futuro salitrado. De sus ojos, el alcohol; de su nariz, alcaloides de una laguna tan temeraria como fraudulenta; de sus labios, la reina de los remiendos sin patria. De sus manos, el temblor de una bipolaridad desamparada. Un saludo, dos cigarrillos y tres piropos ingenuos e inapropiados, eso fue todo antes de despedirnos. Yo me fui calle arriba, fatigosa pendiente, como un rito en pos de los arrepentimientos solidarios. Ella se fue calle abajo, entre la hambruna de las adicciones míticas y la ingratitud de un corpiño muy intoxicado. Calle abajo y los recuerdos convertidos en guiñapos. Ay de las muchachas locas. Ay de las costumbres indomables en su aspecto anquilosado. Ay de los organismos que no pueden depurar el narcótico del miedo. Y sin embargo, como pensé nada más verla, tal vez aún no sea tarde; ¿por qué no podría repararse? ¿Por qué debería ser tarde para ella? Quizá le asista el derecho de volver a vivir en el corpiño que antaño le cupiera.


El poeta, en los instantes de un corto encuentro, es capaz de ofrecernos todo un fresco de memoria, presente y posibilidades de futuro. Me gustaría destacar la originalidad del formato, ya que en el texto hay recursos, imágenes, metáforas propias del lenguaje poético, pero también un evidente y ágil ritmo narrativo.

Otra opción de gran calidad a este proyecto y además muy novedosa.

Todo un placer de lectura, querido amigo.

Un abrazo





o
"Yo es otro" (Arthur Rimbaud)
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 11098
Registrado: Lun, 19 Nov 2007 13:27

Re: re: Recuerdos de un corpiño (tempus fugit, EB)

por José Manuel F. Febles » Mar, 29 Abr 2014 0:42

José Manuel F. Febles escribió:Un magnífico poema en prosa versicular que demuestra la mano de un arquitecto poeta. Un recorrido relatado con la elegancia de la palabra en su lugar preciso. Felicitaciones, querido amigo y compañero.
Desde México, recibe un fuerte abrazo.

José Manuel F. Febles
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 6002
Registrado: Dom, 09 Dic 2007 15:45
Ubicación: Sta. Cruz de Tenerife

Re: Recuerdos de un corpiño (tempus fugit, EB)

por Gabriel Vidal » Mar, 29 Abr 2014 6:29

Rafel Calle escribió:Pensé que no era tarde, el sol aún reía, calle abajo se acercaba la memoria de un corpiño de vastedad interna y donosura exterior, ahora vestido de dramático esperpento. A pesar de todo, pensé que no era tarde, sus ojos aún brillaban, no era el brillo singular de sus años ilesos, pero, entre tanta desidia, quizá en el último rincón del alma, aún resistían las virtudes que focalizan el primor de la gente con gracia y la sumisión de los deseos. ¡Qué extraña visión! Parecía obscenamente deshabitada como el latir de un camposanto; era una eclosión inversamente opuesta al donaire primaveral o a lo melífico del verano; más bien, la magnitud invernal de un otoño absoluta y cruelmente desalmado. Casi precediéndola, llegaba un enorme tufo impregnado en la fiereza de su concupiscencia espirituosa. Dentro de su escasa figura, saltimbanquis embestidos por un toro de lidia, fiestas deshilachadas entre un capote grotesco y manchado de mejunjes polifórmicos, todo era decadente o quizá tétrico como un osario ahíto en su desesperanza. Al llegar junto a mí, me miró como miran los peces colgados del sedal; no era ella, o sí, pero disfrazada de un presente de escama y de un futuro salitrado. De sus ojos, el alcohol; de su nariz, alcaloides de una laguna tan temeraria como fraudulenta; de sus labios, la reina de los remiendos sin patria. De sus manos, el temblor de una bipolaridad desamparada. Un saludo, dos cigarrillos y tres piropos ingenuos e inapropiados, eso fue todo antes de despedirnos. Yo me fui calle arriba, fatigosa pendiente, como un rito en pos de los arrepentimientos solidarios. Ella se fue calle abajo, entre la hambruna de las adicciones míticas y la ingratitud de un corpiño muy intoxicado. Ay de las muchachas locas. Ay de las costumbres indomables en su aspecto anquilosado. Ay de los organismos que no pueden depurar el narcótico del miedo. Y sin embargo, como pensé nada más verla, tal vez aún no sea tarde; ¿por qué no podría repararse? ¿Por qué debería ser tarde para ella? Quizá le asista el derecho de volver a vivir en el corpiño que antaño le cupiera.




Es un gusto, es una gran lección leerte. Tu relato es bello, triste, tan añorante de aquella belleza. El encuentro, el desencuentro. Mirarla así como un árbol en otoño

Un saludo, dos cigarrillos y tres piropos ingenuos e inapropiados


Calle abajo y los recuerdos convertidos en guiñapos.


Un abrazo
Hola
 
Mensajes: 1809
Registrado: Sab, 24 Ene 2009 23:40

Re: Recuerdos de un corpiño (tempus fugit, EB)

por Essia Sanz » Mié, 30 Abr 2014 10:32

Rafel Calle escribió:Pensé que no era tarde, el sol aún reía, calle abajo se acercaba la memoria de un corpiño de vastedad interna y donosura exterior, ahora vestido de dramático esperpento. A pesar de todo, pensé que no era tarde, sus ojos aún brillaban, no era el brillo singular de sus años ilesos, pero, entre tanta desidia, quizá en el último rincón del alma, aún resistían las virtudes que focalizan el primor de la gente con gracia y la sumisión de los deseos. ¡Qué extraña visión! Parecía obscenamente deshabitada como el latir de un camposanto; era una eclosión inversamente opuesta al donaire primaveral o a lo melífico del verano; más bien, la magnitud invernal de un otoño absoluta y cruelmente desalmado. Casi precediéndola, llegaba un enorme tufo impregnado en la fiereza de su concupiscencia espirituosa. Dentro de su escasa figura, saltimbanquis embestidos por un toro de lidia, fiestas deshilachadas entre un capote grotesco y manchado de mejunjes polifórmicos, todo era decadente o quizá tétrico como un osario ahíto en su desesperanza. Al llegar junto a mí, me miró como miran los peces colgados del sedal; no era ella, o sí, pero disfrazada de un presente de escama y de un futuro salitrado. De sus ojos, el alcohol; de su nariz, alcaloides de una laguna tan temeraria como fraudulenta; de sus labios, la reina de los remiendos sin patria. De sus manos, el temblor de una bipolaridad desamparada. Un saludo, dos cigarrillos y tres piropos ingenuos e inapropiados, eso fue todo antes de despedirnos. Yo me fui calle arriba, fatigosa pendiente, como un rito en pos de los arrepentimientos solidarios. Ella se fue calle abajo, entre la hambruna de las adicciones míticas y la ingratitud de un corpiño muy intoxicado. Calle abajo y los recuerdos convertidos en guiñapos. Ay de las muchachas locas. Ay de las costumbres indomables en su aspecto anquilosado. Ay de los organismos que no pueden depurar el narcótico del miedo. Y sin embargo, como pensé nada más verla, tal vez aún no sea tarde; ¿por qué no podría repararse? ¿Por qué debería ser tarde para ella? Quizá le asista el derecho de volver a vivir en el corpiño que antaño le cupiera.




Una prosa extensa.Pero bien candeciada.Da gusto leer.Y no aburre...no es monótona. Siempre le hallas un empuje digno. ..maravillosa pluma..saludos
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 95
Registrado: Mar, 29 Abr 2014 23:34
Ubicación: Algún lugar del mundo

Re: Recuerdos de un corpiño (tempus fugit, EB)

por Marisa Peral » Mié, 30 Abr 2014 11:11

[quote="Rafel Calle"] Al llegar junto a mí, me miró como miran los peces colgados del sedal; no era ella, o sí, pero disfrazada de un presente de escama y de un futuro salitrado. De sus ojos, el alcohol; de su nariz, alcaloides de una laguna tan temeraria como fraudulenta; de sus labios, la reina de los remiendos sin patria. De sus manos, el temblor de una bipolaridad desamparada. Un saludo, dos cigarrillos y tres piropos ingenuos e inapropiados, eso fue todo antes de despedirnos.
Narativa poética, amigo, de altos vuelos. Siempre aprendo de tí, Rafel, constantemente.
En cuanto al tiempo... ocurre que los recuerdos que guardamos en la memoria se trastocan cuando volvemos a encontrarnos con personas, cosas o situaciones idealizadas en su día y que invariablemente cambian y generalmente no es para mejorar.
Felicidades y un abrazo.
Mientras, se posan los ángeles borrachos
en los aterciopelados pétalos de tus labios.

© Juan Delgado Martín-Prat - De su obra Junco amado
Cuatro de enero del dos mil veintiuno.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 7760
Registrado: Mié, 30 Jun 2010 19:06

por C.P. Fernández » Mié, 30 Abr 2014 15:40

Muy bueno y muy hermoso, Rafel. Un gustazo de lectura que llega a emocionar. Enhorabuena.

Un abrazo.
 
Mensajes: 1964
Registrado: Dom, 28 Abr 2013 17:09
Ubicación: MADRID

Siguiente

¿Quién está conectado?
Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot], Majestic-12 [Bot] y 232 invitados