Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

Un forista propone un tema, cadáver exquisito, jugar a escribir haikus encadenados, escribir poemas a un autor consagrado (fallecido o no), debatir sobre un tema literario, sobre un autor consagrado, sobre un recurso literario, etc.
Cuando ese forista lo da por terminado propone a un nuevo forista para que se ocupe de una nueva actividad conjunta.

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Administración Alaire » Mar, 11 Feb 2020 22:01

La belleza y el ansia se desnudan
en cada verso de tus lúcidos poemas.
Hay música del cielo, grito humano,
un paisaje sublime que nos deja ciegos.

Porque es lícita la luz
si sacudí las cenizas de mis párpados
para ofrendarte palabras pequeñas
que se deslumbran al contemplar tu rastro.

Es la inquietud de las madres volcadas sobre el abismo,

unas tetas que nutren a cachorros de pino
en las sierras; una huella que duele
sin que hiera, el canto del autillo.

Por la escalera sube una mujer
de pan caliente y manos frías,
sombra de acero y plomo en la mirada
y un reflejo amarillo de cansancio.

Mujer, rango invernal empeñado en las letras,
como el aire que busca ser paloma; mujer, parte de un todo
y partícula sola de un verso sin espacio en el poema. Mujer,
es perverso el idioma pero es enjundia de mi cuerpo.

Has dibujado el mundo en una mentira luminosa

llenando de cristales la pura geometría espacial,
reconstruyendo ojos sin autobuses ni paisajes en tu horizonte
y ahora eres mendigo de la luz en un hueco de mi galaxia.

Cuando nazcan las cerezas y despierte la tórtola

mi corazón migrante volverá
a ti, madre, que dejas la fruta madura
en el secreto gris de mi almohada.

Teníais, para uniros,
a un hombre de pretexto,
y versos, tierra roja y un río.
A eso, ahora, me uno yo.

Yo vi su piel trabajada por relámpagos,
tocaban las manos de una mujer
de hermosura seducida
en la enramada de los años.

Piso la luz sobre los vertederos
en los desagües de la tarde.
En la piel de las algas piso tu olor manando a borbotones
de arterias cercenadas por el hacha.

Ah la pureza de los cuchillos abandonados.

Los pájaros inmóviles cruzan mis venas en el vértigo
que enloquece el rostro blanco del olvido.
Pero aún la quietud clama en los sauces de la misericordia.
 
Mensajes: 2317
Registrado: Lun, 19 Nov 2007 12:51

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Rafel Calle » Mié, 12 Feb 2020 15:47

Es más cierto el temor a perder el caudal de los tropos
insolentes, que la seguridad en desorden de un anciano a desgana.
He aquí un dios menor y la sed ante su Santo Grial.
Mientras tanto, la tortura ha pactado con las palabras.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 19953
Registrado: Dom, 18 Nov 2007 18:27
Ubicación: Palma de Mallorca

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Marisa Peral » Jue, 13 Feb 2020 15:47

Háblame para que conozca la pureza de las palabras inútiles
porque dudo de la razón aleatoria que te lleva
a perseguir el incierto Grial de las metáforas
o la irrealidad de los besos fugitivos.
La lejanía es un misterio, una línea de océano quiebra la edad,
finis terrae, mañana gris, rizos de ola que se alzan como flores de agua.

© Ramón Carballal - De su poema "Torre de Hércules"
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 7473
Registrado: Mié, 30 Jun 2010 19:06

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Julio Gonzalez Alonso » Jue, 13 Feb 2020 16:52

Ah, sé hábil, habita suavemente la sombra,
que la luz se derrame en viento de palabras.
Por dónde ha de volver el miedo
a morder la memoria de los años. Por dónde
la aurora.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 11136
Registrado: Vie, 23 Nov 2007 20:56
Ubicación: Leonés en Vizcaya.

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Administración Alaire » Jue, 13 Feb 2020 17:21

La belleza y el ansia se desnudan
en cada verso de tus lúcidos poemas.
Hay música del cielo, grito humano,
un paisaje sublime que nos deja ciegos.

Porque es lícita la luz
si sacudí las cenizas de mis párpados
para ofrendarte palabras pequeñas
que se deslumbran al contemplar tu rastro.

Es la inquietud de las madres volcadas sobre el abismo,
unas tetas que nutren a cachorros de pino
en las sierras; una huella que duele
sin que hiera, el canto del autillo.

Por la escalera sube una mujer

de pan caliente y manos frías,
sombra de acero y plomo en la mirada
y un reflejo amarillo de cansancio.

Mujer, rango invernal empeñado en las letras,
como el aire que busca ser paloma; mujer, parte de un todo
y partícula sola de un verso sin espacio en el poema. Mujer,
es perverso el idioma pero es enjundia de mi cuerpo.

Has dibujado el mundo en una mentira luminosa
llenando de cristales la pura geometría espacial,
reconstruyendo ojos sin autobuses ni paisajes en tu horizonte
y ahora eres mendigo de la luz en un hueco de mi galaxia.

Cuando nazcan las cerezas y despierte la tórtola

mi corazón migrante volverá
a ti, madre, que dejas la fruta madura
en el secreto gris de mi almohada.

Teníais, para uniros,
a un hombre de pretexto,
y versos, tierra roja y un río.
A eso, ahora, me uno yo.

Yo vi su piel trabajada por relámpagos,
tocaban las manos de una mujer
de hermosura seducida
en la enramada de los años.

Piso la luz sobre los vertederos
en los desagües de la tarde.
En la piel de las algas piso tu olor manando a borbotones
de arterias cercenadas por el hacha.

Ah la pureza de los cuchillos abandonados.
Los pájaros inmóviles cruzan mis venas en el vértigo
que enloquece el rostro blanco del olvido.
Pero aún la quietud clama en los sauces de la misericordia.

Es más cierto el temor a perder el caudal de los tropos
insolentes, que la seguridad en desorden de un anciano a desgana.
He aquí un dios menor y la sed ante su Santo Grial.
Mientras tanto, la tortura ha pactado con las palabras.

Háblame para que conozca la pureza de las palabras inútiles
porque dudo de la razón aleatoria que te lleva
a perseguir el incierto Grial de las metáforas
o la irrealidad de los besos fugitivos.

Ah, sé hábil, habita suavemente la sombra,
que la luz se derrame en viento de palabras.
Por dónde ha de volver el miedo
a morder la memoria de los años. Por dónde
la aurora.
 
Mensajes: 2317
Registrado: Lun, 19 Nov 2007 12:51

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por J. J. Martínez Ferreiro » Jue, 13 Feb 2020 21:12

Amé. Es incomprensible como el temblor de los árboles,
como el cuerpo excavado por cauces secos.
Amé. Y hundí mis versos y levanté la tierra
enalteciendo el pulso de mi gente.
"Yo es otro" (Arthur Rimbaud)
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 10759
Registrado: Lun, 19 Nov 2007 13:27

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Felipe Fuentes García » Vie, 14 Feb 2020 1:11

Alguien ahora enciende el eco de los surcos,
oye lentas campanas redoblando en ellos.
Es un hombre. Va solo por el campo
donde la sangre cárdena golpea en el talud del grito.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 1470
Registrado: Jue, 11 Jul 2013 13:52
Ubicación: Alicante (España)

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Alonso Vicent » Sab, 15 Feb 2020 23:50

Yo sé que en cada rostro se ve el mundo,
que el árbol se expresa en su silencio,
que nos han de interpretar las intensidades
cuando el destino llegue y forme parte de la niebla.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 1769
Registrado: Dom, 30 Ago 2015 16:07
Ubicación: Valencia

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Ana Muela Sopeña » Dom, 16 Feb 2020 7:42

Tú, que silbas en la noche
durante un sueño sumergido en la tormenta,
sabes que el tiempo
es solo una visión de la memoria.
La Luz y la Tierra, explosión que abre el corazón del espacio.
http://www.laberintodelluvia.com
 
Mensajes: 9694
Registrado: Sab, 29 Dic 2007 14:18
Ubicación: España - Bilbao

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Administración Alaire » Dom, 16 Feb 2020 10:04

La belleza y el ansia se desnudan
en cada verso de tus lúcidos poemas.
Hay música del cielo, grito humano,
un paisaje sublime que nos deja ciegos.

Porque es lícita la luz
si sacudí las cenizas de mis párpados
para ofrendarte palabras pequeñas
que se deslumbran al contemplar tu rastro.

Es la inquietud de las madres volcadas sobre el abismo,
unas tetas que nutren a cachorros de pino
en las sierras; una huella que duele
sin que hiera, el canto del autillo.

Por la escalera sube una mujer

de pan caliente y manos frías,
sombra de acero y plomo en la mirada
y un reflejo amarillo de cansancio.

Mujer, rango invernal empeñado en las letras,
como el aire que busca ser paloma; mujer, parte de un todo
y partícula sola de un verso sin espacio en el poema. Mujer,
es perverso el idioma pero es enjundia de mi cuerpo.

Has dibujado el mundo en una mentira luminosa
llenando de cristales la pura geometría espacial,
reconstruyendo ojos sin autobuses ni paisajes en tu horizonte
y ahora eres mendigo de la luz en un hueco de mi galaxia.

Cuando nazcan las cerezas y despierte la tórtola

mi corazón migrante volverá
a ti, madre, que dejas la fruta madura
en el secreto gris de mi almohada.

Teníais, para uniros,
a un hombre de pretexto,
y versos, tierra roja y un río.
A eso, ahora, me uno yo.

Yo vi su piel trabajada por relámpagos,
tocaban las manos de una mujer
de hermosura seducida
en la enramada de los años.

Piso la luz sobre los vertederos
en los desagües de la tarde.
En la piel de las algas piso tu olor manando a borbotones
de arterias cercenadas por el hacha.

Ah la pureza de los cuchillos abandonados.
Los pájaros inmóviles cruzan mis venas en el vértigo
que enloquece el rostro blanco del olvido.
Pero aún la quietud clama en los sauces de la misericordia.

Es más cierto el temor a perder el caudal de los tropos
insolentes, que la seguridad en desorden de un anciano a desgana.
He aquí un dios menor y la sed ante su Santo Grial.
Mientras tanto, la tortura ha pactado con las palabras.

Háblame para que conozca la pureza de las palabras inútiles
porque dudo de la razón aleatoria que te lleva
a perseguir el incierto Grial de las metáforas
o la irrealidad de los besos fugitivos.

Ah, sé hábil, habita suavemente la sombra,
que la luz se derrame en viento de palabras.
Por dónde ha de volver el miedo
a morder la memoria de los años. Por dónde
la aurora.

Amé. Es incomprensible como el temblor de los árboles,
como el cuerpo excavado por cauces secos.
Amé. Y hundí mis versos y levanté la tierra
enalteciendo el pulso de mi gente.

Alguien ahora enciende el eco de los surcos,
oye lentas campanas redoblando en ellos.
Es un hombre. Va solo por el campo
donde la sangre cárdena golpea en el talud del grito.

Yo sé que en cada rostro se ve el mundo,

que el árbol se expresa en su silencio,
que nos han de interpretar las intensidades
cuando el destino llegue y forme parte de la niebla.

Tú, que silbas en la noche
durante un sueño sumergido en la tormenta,
sabes que el tiempo
es solo una visión de la memoria.
 
Mensajes: 2317
Registrado: Lun, 19 Nov 2007 12:51

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Rafel Calle » Dom, 16 Feb 2020 10:32

Habitas en ti misma o en la sien de las rosas,
dibujando el aroma del azar y motivos
cuyo significado desconoces,
ahora, cuando una lágrima demasiado viva podría herir tu rostro.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 19953
Registrado: Dom, 18 Nov 2007 18:27
Ubicación: Palma de Mallorca

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Javier Bustamante » Dom, 16 Feb 2020 11:27

Cuando escucho el llamado de ese verso
que nace del caudal de poesía
yo no encuentro en mis huesos cobardía,
si he de poblar de letras mi universo.
Donde otros son desierto, sé la palma,
donde faltó el perdón, sé compasivo;
amar es perdonar, saberse vivo
es llevar cicatrices en el alma.

Javier Bustamante

https://versosenlibertad.blogspot.com/
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 887
Registrado: Mié, 09 Sep 2009 17:21

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Julio Gonzalez Alonso » Dom, 16 Feb 2020 16:01

De ti a mí vienen los recuerdos anudados
en imágenes,
los mejores y alocados sueños
llegan de ti a mí.
Aunque quizá estamos ya separados por un hilo de sombra.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 11136
Registrado: Vie, 23 Nov 2007 20:56
Ubicación: Leonés en Vizcaya.

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Administración Alaire » Dom, 16 Feb 2020 19:47

La belleza y el ansia se desnudan
en cada verso de tus lúcidos poemas.
Hay música del cielo, grito humano,
un paisaje sublime que nos deja ciegos.

Porque es lícita la luz
si sacudí las cenizas de mis párpados
para ofrendarte palabras pequeñas
que se deslumbran al contemplar tu rastro.

Es la inquietud de las madres volcadas sobre el abismo,
unas tetas que nutren a cachorros de pino
en las sierras; una huella que duele
sin que hiera, el canto del autillo.

Por la escalera sube una mujer

de pan caliente y manos frías,
sombra de acero y plomo en la mirada
y un reflejo amarillo de cansancio.

Mujer, rango invernal empeñado en las letras,
como el aire que busca ser paloma; mujer, parte de un todo
y partícula sola de un verso sin espacio en el poema. Mujer,
es perverso el idioma pero es enjundia de mi cuerpo.

Has dibujado el mundo en una mentira luminosa
llenando de cristales la pura geometría espacial,
reconstruyendo ojos sin autobuses ni paisajes en tu horizonte
y ahora eres mendigo de la luz en un hueco de mi galaxia.

Cuando nazcan las cerezas y despierte la tórtola

mi corazón migrante volverá
a ti, madre, que dejas la fruta madura
en el secreto gris de mi almohada.

Teníais, para uniros,
a un hombre de pretexto,
y versos, tierra roja y un río.
A eso, ahora, me uno yo.

Yo vi su piel trabajada por relámpagos,
tocaban las manos de una mujer
de hermosura seducida
en la enramada de los años.

Piso la luz sobre los vertederos
en los desagües de la tarde.
En la piel de las algas piso tu olor manando a borbotones
de arterias cercenadas por el hacha.

Ah la pureza de los cuchillos abandonados.
Los pájaros inmóviles cruzan mis venas en el vértigo
que enloquece el rostro blanco del olvido.
Pero aún la quietud clama en los sauces de la misericordia.

Es más cierto el temor a perder el caudal de los tropos
insolentes, que la seguridad en desorden de un anciano a desgana.
He aquí un dios menor y la sed ante su Santo Grial.
Mientras tanto, la tortura ha pactado con las palabras.

Háblame para que conozca la pureza de las palabras inútiles
porque dudo de la razón aleatoria que te lleva
a perseguir el incierto Grial de las metáforas
o la irrealidad de los besos fugitivos.

Ah, sé hábil, habita suavemente la sombra,
que la luz se derrame en viento de palabras.
Por dónde ha de volver el miedo
a morder la memoria de los años. Por dónde
la aurora.

Amé. Es incomprensible como el temblor de los árboles,
como el cuerpo excavado por cauces secos.
Amé. Y hundí mis versos y levanté la tierra
enalteciendo el pulso de mi gente.

Alguien ahora enciende el eco de los surcos,
oye lentas campanas redoblando en ellos.
Es un hombre. Va solo por el campo
donde la sangre cárdena golpea en el talud del grito.

Yo sé que en cada rostro se ve el mundo,

que el árbol se expresa en su silencio,
que nos han de interpretar las intensidades
cuando el destino llegue y forme parte de la niebla.

Tú, que silbas en la noche
durante un sueño sumergido en la tormenta,
sabes que el tiempo
es solo una visión de la memoria.

Habitas en ti misma o en la sien de las rosas,
dibujando el aroma del azar y motivos
cuyo significado desconoces,
ahora, cuando una lágrima demasiado viva podría herir tu rostro.

Cuando escucho el llamado de ese verso
que nace del caudal de poesía
yo no encuentro en mis huesos cobardía,
si he de poblar de letras mi universo.

De ti a mí vienen los recuerdos anudados
en imágenes,
los mejores y alocados sueños
llegan de ti a mí.
Aunque quizá estamos ya separados por un hilo de sombra.
 
Mensajes: 2317
Registrado: Lun, 19 Nov 2007 12:51

Re: Poema compartido, homenaje a Antonio Gamoneda

por Felipe Fuentes García » Dom, 16 Feb 2020 19:57

Veo la sombra en la sustancia roja del crepúsculo.
En lo más negro el ascua hostil agoniza
sobre la mansedumbre del pájaro que cae.
Su casi luz es el enigma del límite amarillo.
Avatar de Usuario
 
Mensajes: 1470
Registrado: Jue, 11 Jul 2013 13:52
Ubicación: Alicante (España)

AnteriorSiguiente

¿Quién está conectado?
Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados