El llamado a la escritura

Aquí tendrán cabida discusiones y todo tipo de estudios sobre temas relacionados con el ámbito literario: técnica, oficio, valores poéticos, etc.

El llamado a la escritura

por E. R. Aristy » Dom, 04 Feb 2018 13:56

El llamado a la escritura
Por E. R. A.

¿Érase un niño, o era niña? no estoy segura. Su pelo revuelto, sus dientes impares, algunos flojos, otros asomando, y los más cercanos de pura leche, con sabor a mío ¡mío! Y es que para el niño él es el centro, él y su amigo invisible.
Esa sonrisa es más que un reflejo. Si fuéramos a reflexionar en las encías y en los dientes llegaremos a los dientes de perlas, y necesariamente tendríamos que buscarle otra forma a lo rayado, a lo prestado. Luego habría que lidiar con lo robado, sin saber si es encomio, o si hay que dejarlo ir a ese copia y pega anónimo que nos hace entender el error de algunos poetas.

En los llamados aciertos, el poeta empleó su criterio, su reflexión y la difícil tarea de traducirlo a la palabra.

¿Qué dice el eco del autor consciente del llamado a la escritura? ¿Cuál es el trato que debe recibir el principiante?
¿A qué autoridad se ve sujeto el aspirante a la escritura?
¿Cuándo pasa, si pasa de ser aprendiz a maestro?
¿Para quién y por qué se escribe?

“Si deseas ser escritor, escribe”, así de simple nos insta Epictetus.

En vez de un sermón en la catedral de los diccionarios, un sermón desde el pódium ataviado de prédicas sobre el pecado y la salvación del poeta, que cada uno emprenda su soliloquio, ¿cómo hablar en lenguas? Así de carismática es la poesía, así de surreal e inasible. El lector está advertido, nadie que sea cuerdo, invierte en la poesía. Es un llamado, y las palabras atienden a los cortas que son, y tiemblan en las manos armadas de tijeras que las deforman y transforman en una interpretación.
Para celebrar a autores y novicios de la Literatura disfrutemos juntos de quienes no olvidan el rapto, la necesidad, el ansia, la risilla nerviosa cuando han escrito algo chocante, o tabú, cuando se han atrevido a salir desnudos, delirantes a hacer una huelga contra el establecimiento, un poema o una novela de denuncia contra los males de la sociedad, su descontento con la civilización, en fin, también mostrándonos que quien escribe es un hombre o una mujer de carne y hueso. “Un pequeño dios” entre monstruosas alturas y conjeturas.


"¿Así que quieres ser escritor?" de Charles Bukowski


Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
ó clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
ó a tu novia ó a tu novio
ó a tus padres ó a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
ó hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

¿Qué es poesía? de Gustavo Adolfo Bécquer

Voy contra mi interés al confesarlo;
pero yo, amada mía,
pienso, cual tú, que una oda sólo es buena
de un billete del Banco al dorso escrita.
No faltará algún necio que al oírlo
se haga cruces y diga:
"Mujer, al fin, del siglo diecinueve,
material y prosaica..." ¡Bobería!
¡Voces que hacen correr cuatro poetas
que en invierno se embozan con la lira!

¡Ladridos de los perros a la Luna!
Tú sabes y yo sé que, en esta vida,
con genio, es muy contado quien la escribe:
y con oro, cualquiera hace poesía.
----
¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... eres tú.
----
... Yo soy sobre el abismo
el puente que atraviesa,
yo soy la ignota escala
que el cielo une a la tierra.

Yo, en fin, soy ese espíritu,
desconocida esencia,
perfume misterioso,
de que es vaso el poeta.

Yo soy el invisible
anillo que sujeta
el mundo de la forma
al mundo de la idea.


¿Qué es poesía? de Salvador Díaz Mirón

¡La poesía! Pugna sagrada,
radioso arcángel de ardiente espada,
tres heroísmos en conjunción:
el heroísmo del pensamiento,
el heroísmo del sentimiento
y el heroísmo de la expresión.

Flor que en la cumbre brilla y perfuma,
copo de nieve, gasa de espuma,
zarza encendida do el cielo está,
nube de oro vistosa y rauda,
fugaz cometa de inmensa cauda,
onda de gloria que viene y va.

Nébula vaga de que gotea,
como una perla de luz, la idea;
espiga herida por la segur,
brasa de incienso, vapor de plata,
fulgor de aurora que se dilata
de oriente a ocaso, de norte a sur.

Verdad, ternura, virtud, belleza,
sueño, entusiasmo, placer, tristeza;
lengua de fuego, vivaz crisol;
abismo de éter que el genio salva,
alondra humilde que canta al alba,
águila altiva que vuela al sol.

Humo que brota de la montaña,
nostalgia obscura, pasión extraña,
sed insaciable, tedio inmortal,
anhelo tierno e indefinible,
ansia infinita de lo imposible,
amor sublime de lo ideal.

ADVERTENCIA AL LECTOR de Nicanor Parra



El autor no responde de las molestias que puedan ocasionar sus escritos:
Aunque le pese.
El lector tendrá que darse siempre por satisfecho.
Sabelius, que además de teólogo fue un humorista consumado,
Después de haber reducido a polvo el dogma de la Santísima Trinidad
¿Respondió acaso de su herejía?
Y si llegó a responder, ¡cómo lo hizo!
¡En qué forma descabellada!
¡Basándose en qué cúmulo de contradicciones!

Según los doctores de la ley este libro no debiera publicarse:
La palabra arco iris no aparece en él en ninguna parte,
Menos aún la palabra dolor,
La palabra torcuato.
Sillas y mesas sí que figuran a granel,
¡Ataúdes!, ¡útiles de escritorio!
Lo que me llena de orgullo
Porque, a mi modo de ver, el cielo se está cayendo a pedazos.

Los mortales que hayan leído el Tractatus de Wittgenstein
Pueden darse con una piedra en el pecho
Porque es una obra difícil de conseguir:
Pero el Círculo de Viena se disolvió hace años,
Sus miembros se dispersaron sin dejar huella
Y yo he decidido declarar la guerra a los cavalieri della luna.

Mi poesía puede perfectamente no conducir a ninguna parte:
"¡Las risas de este libro son falsas!", argumentarán mis detractores
"Sus lágrimas, ¡artificiales!"
"En vez de suspirar, en estas páginas se bosteza"
"Se patalea como un niño de pecho"
"El autor se da a entender a estornudos"
Conforme: os invito a quemar vuestras naves,
Como los fenicios pretendo formarme mi propio alfabeto.
"¿A qué molestar al público entonces?", se preguntarán los amigos lectores:
"Si el propio autor empieza por desprestigiar sus escritos,
¡Qué podrá esperarse de ellos!"
Cuidado, yo no desprestigio nada
O, mejor dicho, yo exalto mi punto de vista,
Me vanaglorio de mis limitaciones
Pongo por las nubes mis creaciones.

Los pájaros de Aristófanes
Enterraban en sus propias cabezas
Los cadáveres de sus padres.
(Cada pájaro era un verdadero cementerio volante)
A mi modo de ver
Ha llegado la hora de modernizar esta ceremonia
¡Y yo entierro mis plumas en la cabeza de los señores lectores!

NO PERDAMOS EL TIEMPO de Gloria Fuertes

Si el mar es infinito y tiene redes,
si su música sale de la ola,
si el alba es roja y el ocaso verde,
si la selva es lujuria y la luna caricia,
si la rosa se abre y perfuma la casa,
si la niña se ríe y perfuma la vida,
si el amor va y me besa y me deja temblando...
¿Qué importancia tiene todo eso,
mientras haya en mi barrio una mesa sin patas,
un niño sin zapatos o un contable tosiendo,
un banquete de cáscaras,
un concierto de perros,
una ópera de sarna?
Debemos inquietarnos por curar las simientes,
por vendar corazones y escribir el poema
que a todos nos contagie.
Y crear esa frase que abrace todo el mundo;
los poetas debiéramos arrancar las espadas,
inventar más colores y escribir padrenuestros.
Ir dejando las risas en la boca del túnel
y no decir lo íntimo, sino cantar al corro;
no cantar a la luna, no cantar a la novia,
no escribir unas décimas, no fabricar sonetos.
Debemos, pues sabemos, gritar al poderoso,
gritar eso que digo, que hay bastantes viviendo
debajo de las latas con lo puesto y aullando
y madres que a sus hijos no peinan a diario,
y padres que madrugan y no van al teatro.
Adornar al humilde poniéndole en el hombro nuestro verso;
cantar al que no canta y ayudarle es lo sano.
Asediar usureros y con rara paciencia convencerles sin asco.
Trillar en la labranza, bajar a alguna mina;
ser buzo una semana, visitar los asilos,
las cárceles, las ruinas; jugar con los párvulos,
danzar en las leproserías.
Poetas, no perdamos el tiempo, trabajemos,
que al corazón le llega poca sangre.

LO QUE HAY QUE DECIR de Günter Grass

Por qué guardo silencio, demasiado tiempo,
sobre lo que es manifiesto y se utilizaba
en juegos de guerra a cuyo final, supervivientes,
solo acabamos como notas a pie de página.

Es el supuesto derecho a un ataque preventivo
el que podría exterminar al pueblo iraní,
subyugado y conducido al júbilo organizado
por un fanfarrón,
porque en su jurisdicción se sospecha
la fabricación de una bomba atómica.

Pero ¿por qué me prohíbo nombrar
a ese otro país en el que
desde hace años –aunque mantenido en secreto–
se dispone de un creciente potencial nuclear,
fuera de control, ya que
es inaccesible a toda inspección?

El silencio general sobre ese hecho,
al que se ha sometido mi propio silencio,
lo siento como gravosa mentira
y coacción que amenaza castigar
en cuanto no se respeta;
“antisemitismo” se llama la condena.
Ahora, sin embargo, porque mi país,
alcanzado y llamado a capítulo una y otra vez
por crímenes muy propios
sin parangón alguno,
de nuevo y de forma rutinaria, aunque
enseguida calificada de reparación,
va a entregar a Israel otro submarino cuya especialidad
es dirigir ojivas aniquiladoras
hacia donde no se ha probado
la existencia de una sola bomba,
aunque se quiera aportar como prueba el temor...
digo lo que hay que decir.

¿Por qué he callado hasta ahora?
Porque creía que mi origen,
marcado por un estigma imborrable,
me prohibía atribuir ese hecho, como evidente,
al país de Israel, al que estoy unido
y quiero seguir estándolo.
¿Por qué solo ahora lo digo,
envejecido y con mi última tinta:
Israel, potencia nuclear, pone en peligro
una paz mundial ya de por sí quebradiza?

Porque hay que decir
lo que mañana podría ser demasiado tarde,
y porque –suficientemente incriminados como alemanes–
podríamos ser cómplices de un crimen
que es previsible, por lo que nuestra parte de culpa
no podría extinguirse
con ninguna de las excusas habituales.

Lo admito: no sigo callando
porque estoy harto
de la hipocresía de Occidente; cabe esperar además
que muchos se liberen del silencio, exijan
al causante de ese peligro visible que renuncie
al uso de la fuerza e insistan también
en que los gobiernos de ambos países permitan
el control permanente y sin trabas
por una instancia internacional
del potencial nuclear israelí
y de las instalaciones nucleares iraníes.

Sólo así podremos ayudar a todos, israelíes y palestinos,
más aún, a todos los seres humanos que en esa región
ocupada por la demencia
viven enemistado codo con codo,
odiándose mutuamente,
y en definitiva también ayudarnos.
Fonte: El País, 4 de abril de 2012
Tradução de Miguel Sáenz



ISMAEL (fragmentos)
de ADONIS (ALI AHMAD SAID)
Traducción del árabe:
María Luisa Prieto




Vestido en mi sangre, camino:
las cenizas me llevan y me guían las ruinas.
Hombres, olas que rompen, diluvio de
lenguas: a cada frase un rey
y cada boca es una tribu.
Solo, camina
delante de su tiempo,
camina.
Y yo, desterrado de todas las tribus,
abrazado por las heridas,
abrazando a la tierra asesinada,
partí,
y en mi sangre levanté mis jaimas.

A mi nombre le ordeno
que reúna mis cuadernos
y los saque de la casa de Ismael.
Si Ismael fuera campo
vertería mis nubes sobre él,
si fuera huracán, yo sería
espacio para su polvo,
y me haría su confidente.

(Ismael flota.
Desierto:
Desierto de libros que mueren
collar de arena
y encima una luna enarbola su espada
cuyo hilo es la caravana.
y pasa arrastrando sus camellas)
Es inútil que busques
a tu amigo:
ha muerto.
La casa que le ha acogido
ha muerto.
Excava un camino
para encontrarlo
en lo que te queda:
tu corazón.
Pero ¿crees que
el corazón permanece?
Y yo, desterrado de todas las tribus,
acecho a la chispa-guía
con los cometas aún soñolientos
en la seda de las tinieblas.
He visto mi rostro,
lunar de belleza en su luz,
he visto mi muerte,
pájaro en el hombro de las tinieblas,
y he visto a la arena
improvisar las palabras.

Camina errante,
pensamientos cual peces podridos,
ciudad de lenguas
cortadas y pisoteadas.

Camina errante
y pregunta a las raíces
cómo el cuerpo del lugar
se viste con sus fieras.

Pregunta al cuervo del alfabeto:
el cuerpo de Ismael
(Ismael
es el mapa del tiempo)

Camina errante.
Aquí abre un cráneo
y allí abre una idea.

Verás una imagen desconocida
de tu rostro,
verás tu ropa sobre un cuerpo
que no es el tuyo.

Tal vez seas la presa
de colmillos que salmodian
en la lengua de los ángeles
y toman forma de cielo.

Camina errante,
verás cómo el libro
torna a los cerdos antílopes

(Beirut, julio-octubre de 1983).

TU ROSTRO ES PRELUDIO DEL POEMA
de NIZAR QABBANI


Traducción del árabe:
María Luisa Prieto



Tu rostro es preludio del poema.
Me arrastra de noche,
como si yo fuera vela,
a las playas del ritmo,
me abre el horizonte de cornalina
y la mirada de la creatividad.
Tu rostro es maravilloso,
una acuarela,
un viaje fascinante
entre la ceniza y la hierbabuena.

Tu rostro
es un cuaderno abierto. Qué bello
cuando lo veo por la mañana
trayéndome el café en su sonrisa
y el rubor de la manzana...
Tu rostro me acerca
al último poema que conozco,
a la última palabra,
a la última rosa de Damasco que amo
y a la última paloma...

Tu rostro, amiga mía,
es un mar de símbolos, y la nueva pregunta:
¿volveré sano y salvo?
El viento me asusta,
las olas me asustan,
el amor me asusta
y mi viaje es lejano.

Tu rostro, amiga mía,
es una maravillosa carta
que fue escrita
y jamás llegó al cielo...

De los conjurados de Jorge Luis Borges

Al cabo de los años me rodea
una terca neblina luminosa
que reduce las cosas a una cosa
sin forma ni color. Casi a una idea.
La vasta noche elemental y el día
lleno de gente son esa neblina
de luz dudosa y fiel que no declina
y que acecha en el alba. Yo querría
ver una cara alguna vez. Ignoro
la inexplorada enciclopedia, el goce
de libros que mi mano reconoce,
las altas aves y las lunas de oro.
A los otros les queda el universo;
a mi penumbra, el hábito del verso.






Cuando el llamado ocurre , es imposible desoírlo. El poeta se transforma y va eligiendo si adorar a la poesía, o si va a ser poesía.
[font=Bradley Hand ITC][size=150]We are all unique who entered to that same place for inspiration.[/size][/font]
TITO

[url=https://postimg.cc/Vrz6KV1q][img]https://i.postimg.cc/Vrz6KV1q/roxaane-bella-durmiente.jpg[/img][/url]
 
Mensajes: 11462
Registrado: Dom, 11 May 2008 20:04
Ubicación: Estados Unidos

Re: El llamado a la escritura

por Ana Muela Sopeña » Jue, 08 Mar 2018 17:40

Qué interesante aportación, Era:

Para mí la poesía es un reencantamiento del mundo. Lo demás es secundario. En ese reencantamiento puede haber un éxtasis, una catarsis, una denuncia, reflexiones, observaciones...

¿Por qué la técnica? Para algunos la técnica poética es innecesaria. Entonces, en mi humilde opinión, deben huir de ella como de la peste.

Para otros, entre los que me incluyo, es una manera de llegar al centro mediante atajos. Métrica, musicalidad, eufonía, eliminación de cacofonías... Creo que surge porque la poesía está unida a la música, al menos en su origen.

Cada lengua del mundo tiene un sonido distinto. De ahí la imposibilidad de encontrar la traducción perfecta de un poema.

Bien... ¿Hay que aprender técnica para ser poeta? No si la técnica te chirría, te da rechazo, te molesta o te parece innecesaria.

Al fin y al cabo hoy en día la poesía es un cajón de sastre donde muchas formas caben.

Versos en renglones sin ritmo ni cadencia que suenan a prosa.
Versos con métrica. En estructuras o blancos.
Prosa poética con ritmo de prosa casi periodística.
Prosa métrica.

Mezcla de poesía y cuento.
Mezcla de poesía y noticias.
Mezcla de poesía y comic.
Mezclas y más mezclas.
Poesía visual.
Grafitis en las calles.
Poesía y cine porque tambien hay poesía en muchos guiones.
Al mismo tiempo hay poetas que escriben miniguiones.

¿Por qué algunos sentimos fascinación por la técnica (sin olvidar que la técnica no sirve para nada si deja de ser un instrumento y se convierte en el objetivo)?

Creo que es porque sentimos la conexión de la poesía con la música. Simplemente por eso.

¿Se puede escribir poesía muy interesante sin técnica? Sí, y más modernamente.
Sin embargo los poetas que escriben así en realidad tienen una técnica aunque no la hayan estudiado. Escriben lenguaje poético por intuición, tienen un ritmo aunque sea inconsciente y expresan un mundo interior o exterior de gran interés.

¿Se puede escribir poesía buena dominando la técnica pero careciendo de inspiración y de una cosmovisión del mundo propia? No.
Es imposible.

Para mí todo esto de aprender o no ciertos aspectos técnicos en poesía es como lo que sucede con la interpretación escénica.

Hay actores que han estudiado arte dramático y además tienen un don.

Hay gente que estudia arte dramático pero nunca hará teatro ni cine. Se quedan en profesores de escuelas de teatro o cine.

Hay animales escénicos que nunca han pasado por escuelas de arte dramático ni de cine y llenan el escenario o la pantalla. Pero eso no quiere decir que sobren las escuelas de arte dramático.

Todo cabe.
Lo importante es que el resultado sea artístico.

En el mundo del canto pasa igual. Hay gente que ha recibido clases de canto y hace con su voz lo que quiere. Hay gente también que nunca ha acudido a una clase de colocación de voz. Canta bien sin más. Excepto en el canto lírico (en la ópera, lied, zarzuela, oratorios, música sinfónica) en el que todos los cantantes han tenido profesores de canto.

Un abrazo grande, amiga
Ana
La Luz y la Tierra, explosión que abre el corazón del espacio.
http://www.laberintodelluvia.com
 
Mensajes: 9693
Registrado: Sab, 29 Dic 2007 14:18
Ubicación: España - Bilbao


¿Quién está conectado?
Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 14 invitados