Página 1 de 1

El forjador de tierra - J. J. M. Ferreiro

Mensaje sin leerPublicado: Vie, 21 Dic 2007 19:32
por Administración Alaire
Lograrás extender un milagro radiante
de porvenir azul, espacio irracional
insaciable de ojos ―luz de nervios de oro,
tornar el forjador de la tierra en el viento
fraguando la semilla bajo cielos de trigo.

Serás ruido... maestro sobre las estampidas
de la era inicial. Subsistirás disuelto
en la templada savia del bosque de laurel
―penumbra de resinas y de excitados troncos.
Serás la tierra joven, humus negro y fecundo;
tibio te besará el labio del verano.
Germinando a través del ojo de las garzas,
admirarás arder oxígeno en las células.
Un elixir carnal brotará en tu pletórica
morada, rebosante de fragancia y bullicio
―el sudor cristalino que clama en el aliento
de los vientres y huevos cuajados de criaturas.

El ocaso serás en la enlunada sien
de las lánguidas horas de adobe en la meseta
―en el color febril que en las jaras delira.
Serás la palidez de un lago rico en aves,
lienzo que nutrirá los ojos de los niños;
el avizor silencio de su cuerpo espontáneo.
Amarás el tumulto en todas las esquinas;
allí donde las frondas celan tu desnudez
y el agua adorna hierba apretada en tus muslos.
Serás un corazón de veloces latidos,
curvando como cimbras la mañana pimienta,
la revuelta marina ―flanco añil del abismo.

Serás la negra chova, el fantasma del Castro,
convocado en salitre, tormenta y aguacero.
Lindarás el cantil recóndito y agreste;
hundirás luz con piedra en un mar excesivo.
Serás agua salvaje y su tránsito puro;
un regreso cruzado en las torres y trípodes
de bronce: gremios mágicos de leyenda y parábola.
Tu destino será la sed de las estirpes
vejadas en la sombra, mineral del olvido.
Pero regresarás en sangre divulgado,
en relente de bruma, deshonrando las Moiras.